El secreto de la productividad: Cómo conseguir todo lo que quieras

Ten un locus de control interno: Tú eres el que controla tu vida, y ningún medio externo tiene que hacer frente a tus decisiones. Tanto tu salud, tus relaciones, tu trabajo y tu vida dependen de ti y no de un medio externo. Los casos en los que una persona depende de un medio externo son mínimos. La mayoría de enfermedades producidas son ocasionadas por la desinformación y el descuidado de la gente. La mayoría de problemas de autoestima son por no tener la suficiente determinación para hacer ese cambio potenciador que necesita tu vida.

Crear es divertido si sabes hacerlo
El crear tu propio contenido hace que tu autoestima aumente, aumenta tus probabilidades de éxito y te desarrolla como persona. Escuchar una canción provoca en ti un sentimiento temporal, crearlo te hará vivir más ese sentimiento. Al finalizar tu día no te dirás a ti mismo "Que orgulloso me siento, he escuchado una canción" pues, sería ridículo. Consumir es algo que cualquiera puede hacer: Todos tenemos boca y estómago para digerir, pero no todos tenemos ingenio y habilidad para producir. Pero ¿es realmente así? ¿acaso la habilidad no es algo que cualquiera puede desarrollar sin problema? Efectivamente, es muy fácil consumir contenido, pero no tan fácil producirlo, al menos que entrenes a tu cerebro para producir en lugar de entrenarlo para consumir. Los hábitos forman tu futuro.

Odio la palabra estudiar, desde pequeños nos enseñan a odiar esa palabra. ¿Cuál es el objetivo de estudiar? Seamos sinceros: El objetivo que damos todos a estudiar es aprobar. Queremos aprobar y no aprender, ese es el primer problema. Si cambiamos la palabra 'estudiar' por la palabra 'aprender' la cosa cambia por completo. Si tu objetivo es aprender, no estarás comiéndote el coco o rompiéndote la cabeza porque necesitas aprobar ese examen en el que te lo juegas todo. En lugar de eso aprender y disfrutar el aprendizaje es más gratificante y además mucho más eficaz que el método "estudio para aprobar". ¿Tú para qué estudias, para aprobar o para aprender?

¿Por qué los niños aprenden más rápido que los adultos? Uno de los motivos es que no tienen la mente tan cerrada y enfocada en que el objetivo del aprendizaje sea solo 'salir del paso'. El objetivo de un bebé cuando aprende a caminar o cuando aprende a hablar es de supervivencia/adaptación, desde nuestros orígenes llevamos arrastrando el instinto de supervivencia. Aprenderás más y mejor y además haciendo mucho menos si tu objetivo es útil para ti.



Hazlo tú mismo, porque si no lo haces tú ¿Quién lo va a hacer?
Todos los inventos e innovaciones tienen un punto de partida, los inventos no nacen existiendo, y los expertos y profesionales no nacen, se construyen.



  • Un truco para dominar el tiempo: Hacer dos o más cosas simultáneamente. Mientras miras tu serie o película favorita puedes hacer ejercicio, de esta forma no solo estarás haciendo algo que te gusta, también estarás haciendo algo a favor para tu salud física. Mientras juegas a un videojuego, puedes estar escuchando audiolibros educativos o ilustrativos, de esa forma estarás beneficiando a tu salud mental. Dotar a tu mente de conocimiento mientras haces algo que te gusta no solo hace que inviertas mejor tu tiempo, también hace que la información se te grabe mejor en la cabeza. Aceleras el proceso de aprendizaje y haces que este sea mucho más agradable.

  • Mantenerse en la zona de flujo: Si trabajas demasiado, quizás te satures, en ese caso lo mejor que puedes hacer es descansar. Trabajar mucho, continuamente y de forma forzosa puede hacer que tardes más en lograr el objetivo que te has propuesto. Por el contrario, si te aburre el objetivo, intenta elevarlo de nivel, hacer algo más complicado o difícil. Intenta mantener un equilibrio entre mucho trabajo y poco trabajo. Si te cuesta empezar a trabajar, tendrás que forzarte a hacerlo, evitando procrastinar.

  • La estrategia de "solo un poco": Prueba a hacer solo un poco de lo que te hayas propuesto hacer. Por ejemplo, si tienes que estudiar un examen y no tienes ganas de ponerte a empezar a hacerlo, proponte solo aprender una mínima parte del contenido. Muchas veces lo que más nos cuesta es empezar el proceso, luego una vez empezado lo único que tienes que hacer es dejarte llevar. Al final, si este truco te ha funcionado, acabarás haciendo más cosas de las que pretendías hacer en un inicio.

  • Desarrolla tu propia estrategia: Cada persona es diferente y cada uno tenemos una forma de reaccionar y actuar dependiendo de diferentes situaciones. Encuentra tu método, busca información, y prepárate... Pero sobre todo y lo más importante: Prométete a ti mismo que vas a ir a por tus objetivos a muerte. Es recomendable empezar por lo pequeño para luego llegar a esos propósitos más grandes o difíciles, y empezar con pocos objetivos evitando que se acumulen y te generen cualquier tipo de estrés.



El superpoder de Google
Google tiene un superpoder y tú puedes aprovecharlo: Obtener toda la información que quieras y cuando quieras. ¿Quieres aprender a cantar, tocar, aprender un idioma, crear un videojuego? Google tiene la respuesta: Primero aprende a buscar, luego aprende a seleccionar y por último, aliméntate del contenido seleccionado.




Primero aprende a buscar:
Google es una gran potente máquina de búsqueda, pero eso no es suficiente: tienes que saber utilizarla. Primero tendrás que aprender a buscar, mucha gente no sabe hacerlo, y probablemente tú tampoco. Hay muchas técnicas que te ayudarán a encontrar la información que estás buscando. Google es inteligente y muy sorprendente, pero no es adivino.

A continuación aprende a seleccionar:
¿Qué información es la que necesito?
¿Hay otros sitios dónde pueda obtener mejor información?
¿Es suficiente o sigo buscando?

Y finalmente, constancia y actitud
La motivación y ganas de aprender sumadas con la constancia provocan una sinergia que hacen que el éxito y cumplir tus objetivos sea inevitable.



Trabaja en mejorar tu sistema de planificación
Si tu sistema de planificación falla significa que algo estás haciendo mal. En ese caso, sería la hora de cambiar tu sistema de planificación por alguno que te resulte cómodo, sencillo y flexible. Si llevas un tiempo con el mismo sistema de planificación y crees que sientes estrés o ansiedad, quizás tengas que plantearte cambiar o modificar tu actual sistema de planificación, adaptándolo a tus necesidades y a tus objetivos planteados.



Planifica tus tareas por días, semanas o incluso meses, ponte objetivos a cumplir, distribuye tu trabajo o sigue el método de planificación que más te guste o que más creas que se adapte a ti, una vez hayas decidido cómo va a ser tu sistema de planificación ponlo a prueba, y si no te gusta o te sientes molesto prueba a cambiarlo hasta que encuentres el sistema de planificación perfecto. Da igual que sistema utilices para distribuir tu tiempo, siempre y cuando cumplas con tus objetivos.

Lo único que tienes que hacer es estar decidido, apuntar alto y saber donde tener que dirigirte. Piensa que si inviertes aunque sea una pequeña parte de tu tiempo en hacer algo que parece insignificante cada día, a la suma será algo grande. Por ejemplo, si dedicas 10 minutos al día a realizar cualquier actividad, al final del año habrás dedicado un total de 60 horas y 50 minutos de esa actividad.



Trabaja en mejorar tus recursos / capacidades
No tiene sentido que quieras desarrollar un videojuego sin saber programar, o que quieras dirigir una empresa si no sabes por donde empezar. Al igual que tampoco tiene sentido que quieras ser abogado sin tener formación o doctor sin tener ni idea de cómo funciona el cuerpo. Una de las cosas más importantes es informarte, convertirte en un experto en esas pequeñas cosas que harán que tus habilidades sean muchísimo mayores y trabajes de una forma más rápida. Un panadero normal lo que buscará es producir pan e intentar vendérselo a una gran cantidad de personas. Un panadero inteligente lo que hará será fabricar su propio sistema de creación de panes, de forma que los panes sean creados de una manera muchísimo más sencilla, barata, automática y eficiente; ahorrando tiempo y dinero en el proceso y obteniendo a la larga muchos mejores resultados que cualquier otro panadero. Sí, ese panadero que no quiso invertir su dinero y su tiempo en mejorar sus recursos, optando por producir lo que él sabe que le daría beneficios asegurados. Mientras que el otro panadero optó por arriesgarse, no sin antes evaluar qué es lo que beneficiaría más a su negocio: Quedarse estancado o evolucionar.

Cuando haces pequeñas modificaciones en tu vida no notas los cambios, pero si comparas tu situación antigua con tu situación actual con cambios aplicados a tu forma de trabajar y a tu vida en general, notarás como esos pequeños cambios a larga son cambios significativos que van elegir el futuro de tus objetivos y de tu vida.

PD: Leer una simple entrada no va a resolver todos tus problemas, pero sí puede hacer que des ese pequeño empujón a ese estilo de vida que haga cambiar tu vida por completo.

Madirex

Desarrollador de videojuegos y creador de contenido artístico, visual y creativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario