El peligro de creer en el destino

“El destino no es cuestión de casualidad, sino cuestión de elección. No es algo a lo que se deba esperar, sino algo a conseguir” – William Jennings Bryan.
Antes de empezar la entrada, tengo que avisar que si eres la típica persona que se enfada cuando se le oponen a sus creencias y pensamientos, directamente no veas esta entrada. Si quieres, puedes creer en una creencia que te lastrará de por vida, y te consumirá lentamente hasta que no tengas la energía suficiente para continuar con tu existencia.

¡A mi me pasaba! Yo creía en cosas como esta, y si no fuese porque la lógica y la ciencia me llevaron a pensar con la cabeza, ahora mismo no sería lo que soy ahora. Sería una persona infeliz y estúpida. Me alegro de haber actualizado mis pensamientos, mi filosofía y creencias a algo mejor: A no creer en el destino.

Me ha sorprendido ver que hay bastante gente que cree en el destino a día de hoy. Y no es poca, lo cual considero bastante preocupante. Creer en el destino es muy limitante para tu vida, y en esta entrada te voy a explicar el por qué.

El destino
El destino no existe, y nunca ha existido, las acciones son las que hacen que nosotros vayamos por un camino u otro. Científicamente el destino es imposible que exista, y cualquier persona que piense un poco con lógica lo sabe. Pero aún así, si sigues pensando en la existencia del mismo, a continuación te daré datos y motivos por los cuales el destino no solo no existe, sino que te limitará y probablemente, arruinará tu vida.

¿Por qué crees en el destino?
¿Qué te hace pensar que el destino existe? Piénsalo bien. Existen las casualidades y también existen las posibilidades, pero sobre todo las acciones son las que más pueden influir en el entorno. Tú eres el que controla gran parte de tu vida, tú influyes en ella, y no hay nada que pueda impedirlo.

Ejemplo: Si de repente tienes un examen y no decides hacer una mierda para aprobarlo ¿A sido el destino el que te ha llevado a suspender? ¿Empezarás a dirigir la culpa de tus problemas hacía algo que no existe... o tomarás consciencia de que tus creencias son inmensamente limitantes?

¿Pero qué hay de los suicidas? ¿En serio te crees que son frutos del destino y no de una desesperación que no han sabido cubrir de ninguna forma? Seguro que piensas que es una tontería pensar que el destino ha llevado a esos suicidas a morir. ¿Entonces por qué sigues creyendo en el destino?


Alabas a algo que no existe, tus creencias solo son creencias dogmáticas que acabarán por limitarte. Desarrollar un locus de control interno y ser consciente de que tú tienes el control de tu vida te ayudará a mejorar, si por el contrario lo tienes externo, acabarás teniendo muchos problemas en la vida.

Creer en el destino es muy limitante y te aleja de tus sueños y la felicidad. ¿Que por qué? muy simple: Porque en lugar de ser consciente de que tú eres el que dirige tu vida, te crees que es algo externo que tú no controlas lo que hace que tu vida este prediseñada a un futuro el cual no puedes controlar. A esto lo llamamos locus de control externo. Por el contrario, ser consciente de que tu vida no está prediseñada y controlada por algo llamado 'destino', hará que desarrolles un locus de control interno, es decir, que tú seas consciente de que tú tienes el control de tu vida y nada ni nadie puede influir en su totalidad sobre ella.

¿Qué es realmente en lo que crees?
He preguntado a amigos que creen en el destino para saber qué es lo que realmente creen y por qué creen en ello. Y las respuestas me han dejado completamente impresionado. Os pondré el caso de un muy buen amigo que cree en el destino.

Bien, empecemos desmitificando esto:
El destino está escrito, es como si hubiese un libro, en el que se halla escrito nuestro destino, con todas las cosas que vamos a vivir y todo lo que nos va a pasar. Nuestros estudios y nuestro trabajo.
No me quedaba del todo claro esta metáfora, así que le pregunté por qué lo decía. Me explicó que las vidas estaban "prediseñadas", que cada persona tenía un trabajo, una profesión y un motivo por el que están en el mundo. Que cada persona tiene un destino, y por muy buena que sea una persona a lo mejor ese destino está definido para que esa persona acabe siendo un asesino.


Ante estas afirmaciones y metáforas te puedo hacer las siguientes preguntas:
Respondiendo a las metáforas con más metáforas:

1. ¿Quién creó ese libro, de qué editorial es, y cómo podría llegar a mis manos? En serio, lo quiero.
2. ¿Crees que existe un 'libro' creado por una persona que controla las mentes de toda la población, de todo el mundo? ¿Algo semejante a un 'dios'?
3. ¿Qué te hace pensar que existe esa persona con tal poder? ¿Hay evidencia de ello?
4. ¿Acaso nosotros no somos dueños de nuestros propios libros? A fin de cuentas, podemos influir en nuestro destino.

Piénsalo. Tú decides el destino y tus actos, nadie más lo hace. No sé si algún tipo de religión o creencia ha llegado a cambiar tu percepción y a hacerte pensar que existe el destino, o si tu lógica te ha llevado a tal pensamiento incongruente. En cualquier caso, te recomiendo que actualices tu filosofía y tu forma de ver el mundo. Porque amigo, tu filosofía está obsoleta y necesita actualizarse.

Filosofía obsoleta
¿Por qué te digo que tu fiolosofía está obsoleta? Porque la mía lo estaba hace mucho tiempo. Tú decides si creer en algo o no, pero el mundo no decidirá por ti. Puedes investigar por internet o puedes quedarte de brazos cruzados, diciéndote a ti mismo "el destino existe, llévame contigo" o diseñar tu propio entorno y tu propia vida.

Y no digo que haya cosas que tú no eliges, por su puesto que las hay, y muchas. ¿Acaso decide una víctima de homicidio ser matada por un asesino? ¿Pero... lo ha matado el destino, o ha sido el asesino el que ha matado a la persona inocente?


Yo no creo en el destino, quizás pude haberlo creído en el pasado, al igual que tú. Pero en lo que sí creo es en las probabilidades. Y, si crees en el destino, las probabilidades de que tu vida se vea influida por pensamientos externos y no persigas lo que de verdad quieres en la vida son mayores. Si yo hubiese creído en el destino, no hubiese escrito esta entrada, cómo es lógico. Al igual, si yo no hubiese creído en el destino, ni siquiera hubiese creado un blog, un videojuego, un canal en youtube, no estaría escribiendo una novela y tampoco estaría haciendo ejercicio y leyendo todos los días. En su suma, si creyese en el destino ahora yo sería un puto desastre.

¿Pero por qué ahora soy más feliz que nunca, más feliz que en mi pasado? Porque actualicé mi filosofía y dejé de creer en el destino. Empecé a creer en mi forma de hacer las cosas, y no en alguna creencia absurda sacada de la manga sin ningún pretexto científico.

¿Sigues creyendo en el destino?
¿Crees que tu vida está prediseñada? Entonces, no vas a acabar bien.

Y no lo digo yo, díselo a las pocas personas que salieron vivas de algunos campos de concentración. La inmensa mayoría de la gente que sabía que iba a morir, ya daba por sentado su destino. ¿Adivinas qué pasó con la gente que pensaba que no podía hacer absolutamente nada para cambiar su destino?

Ahora está muerta.

En cambio, las pocas personas que resistieron, y como mínimo intentaron escapar... Lo lograron, o por lo menos una buena parte de ellas, que siguió persistiendo hasta el final, siguió persistiendo hasta encontrar un modo de salir adelante. Si te interesa saber un poco más sobre este tema, te recomiendo que investigues sobre Viktor Frankl

Palabras citadas del filósofo Friederich Nietszche:
Aquellos que tienen un por qué para vivir, pese a la adversidad, resistirán.
¿Y qué hay de los animales? ¿Por qué crees que los elefantes no se intentan escapar de sus celdas y actúan en el circo tan campantes? Porque un adiestrador le ha dejado muy claro que no puede escaparse, y por eso ya ha dejado de intentar hacerlo, si no fuese así, el elefante seguiría resistiéndose.


Ahora bien ¿quieres ser libre, o quieres acabar enjaulado y presionado a hacer cosas que tú realmente crees que son inevitables de hacer, y a dirigir tu vida a una dirección que en absoluto decides tú? Te pregunto ¿Quieres ser el elefante? ¿Quieres ser alguno de esas personas en campos de concentración que acabaron muertas? Porque yo no lo quise en su momento, y creo que tú tampoco lo quieres.

El destino existe, sólo si tú crees en él
Porque adivina qué, sí crees en el destino, este se hará realidad. Pero no en la forma de la que crees. Si tú crees en el destino ¿para qué intentar modificar tu vida? mejor dejarte llevar por el destino

¿Cuál es el destino para la gente que cree en el destino? Acabar perdido.

Ahora bien, puedes hacer 2 cosas...
1. Actualizar tu filosofía y tu forma de ver el mundo
2. Continuar con tu creencia lastrante que terminará arrasando con tu propia vida.

Tú decides, espero tu opinión en los comentarios de esta entrada.

Madirex

Desarrollador de videojuegos y creador de contenido artístico, visual y creativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario